Recetas tradicionales

Las corporaciones ofrecen productos frescos a través de la agricultura comunitaria

Las corporaciones ofrecen productos frescos a través de la agricultura comunitaria


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La nueva tendencia permite a las oficinas importar productos frescos a través de la agricultura apoyada por la comunidad

Los alimentos grasos y las comidas congeladas en la oficina están fuera: Oficinas de la ciudad de Nueva York ahora ofrecemos productos frescos y orgánicos de la última tendencia de locavores, la agricultura apoyada por la comunidad.

El New York Daily News informa que corporaciones de renombre, como NBC, J.Crew y el estudio de arquitectura Kohn Pederson Fox, se han subido al tren de CSA para llevar verduras cultivadas en granjas directamente a los cubículos de los empleados. Las empresas de Manhattan que brindan servicios de CSA, como Great Performances (que obtiene alimentos de las granjas Katchkie en Hinderhook, Nueva York), han visto a sus clientes duplicarse y triplicarse en el último año. A medida que el movimiento CSA continúa creciendo, dice la directora ejecutiva de Great Performance, Liz Neumark, "tiene sentido llevarlo al lugar de trabajo".

Nueva York no es la primera ciudad en ver un salto en los servicios de CSA. Colorado mercado de CSA comenzó a crecer en 2010, con las oficinas de GE en Boulder a la cabeza. Y un nuevo CSA de Houston, llamado Entrega de Granja, ofrece los mismos servicios puerta a puerta a oficinas y hogares por menos de $ 40 por semana. Y a medida que el número de CSA sigue creciendo (Democrat and Chronicle de Rochester estima que hay alrededor de 6.500 en todo el país), solo se puede asumir que el número de CSA en el lugar de trabajo también aumentará.

¿El único inconveniente de un CSA? No siempre puedes elegir lo que obtienes (malo para los compradores a los que les gusta planificar las comidas). Por lo general, una entrega contendrá lo que esté en temporada y lo que sea local. En resumen, no cuente con bananas o aguacates en una entrega de CSA en Manhattan. Aún así, es mejor que dirigirse a Walmart para productos locales.


Las verduras toman donas de oficina cuando las granjas se conectan con los trabajadores

Un programa llamado Farm To Work hace que sea fácil y asequible para los empleados del centro de Texas recoger canastas de productos locales en la oficina.

JoAnn Santangelo / Centro de alimentación sostenible

Los empleadores saben desde hace mucho tiempo que una forma de llegar al corazón de los empleados es a través del estómago.

Pero en estos días, los empleadores están obsesionando a los empleados no solo con donas, sino también con vegetales frescos, un esfuerzo por asegurarse de que esos corazones estén sanos. Las empresas de tecnología están contratando chefs profesionales para preparar almuerzos y refrigerios saludables. Y en Texas, un programa llamado Farm To Work hace que sea fácil y asequible para los empleados recoger canastas de productos locales en la oficina. Es un nuevo giro en la agricultura apoyada por la comunidad, llamémosla agricultura apoyada en el lugar de trabajo.

El objetivo de Farm to Work es intentar que las personas consuman más frutas y verduras frescas, ya que pocos estadounidenses obtienen la ingesta recomendada. Y parece que funciona. Según un estudio publicado el jueves en Prevención de enfermedades crónicas, una revista en línea de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, entre 2007, cuando comenzó Farm To Work, y 2012, se compraron alrededor de 37,500 canastas de productos a través del programa y la participación aumentó con el tiempo. (También se regalaron unas 900 cestas).

La sal

Estados Unidos no tiene suficientes verduras que se supone que debemos comer

A diferencia de un modelo estándar de CSA, los participantes no están obligados a pagar una suma global inicial ni a comprometerse a comprar cada semana. En cambio, pueden inscribirse para recibir productos en una semana determinada. Los precios de las cajas han variado a lo largo de los años, pero ahora cuestan $ 20 cada una. (El peso de las cajas varía según la semana).

Hoy, Farm to Work, que comenzó conectando una sola granja al Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas, tiene 10 agricultores y 49 sitios de trabajo. En cada sitio participan desde 200 hasta aproximadamente 2,000 empleados. Hay una lista de espera de empleadores en Austin y el modelo se ha expandido a San Antonio y Houston.

La sal

Las comunidades obtienen un impulso a medida que las ventas locales de alimentos aumentan a $ 11 mil millones al año

La sal

¿Qué es la agricultura apoyada por la comunidad? La respuesta sigue cambiando

Si bien algunos participantes de Farm to Work pueden comer local, la mayoría son nuevos miembros del movimiento local y de alimentos frescos, y es más probable que vayan al supermercado, dice Andrew Smiley, subdirector del Centro de Alimentos Sostenibles sin fines de lucro y uno de los fundadores del programa. El objetivo del programa, dice Smiley, es "hacer que lo saludable sea la elección fácil".

El equipo de Smiley se dio cuenta de que un primer paso para lograrlo era simplemente concienciar a las personas sobre sus opciones de comida local al llevarles comida directamente a su lugar de trabajo, lo que el programa hizo con la ayuda de fondos de los CDC. Otro paso fue enseñar a las personas qué hacer con las verduras extrañas de la caja, como el colinabo y las hojas de bok choi. Así que Farm to Work publicó recetas en línea. Smiley dice que su equipo ha descubierto que alrededor de un tercio de los clientes en un mes determinado son compradores habituales, una cifra sorprendentemente alta dada lo difícil que es cambiar los hábitos alimentarios de las personas.

Otros grupos en todo el país también están estudiando esquemas de entrega de productos en el lugar de trabajo. Mientras que algunos se ajustan estrechamente al modelo CSA tradicional, otros están experimentando con configuraciones completamente diferentes.

El programa Farm Fresh en Bellingham, Washington, conecta a los agricultores locales con los empleadores interesados ​​en recibir entregas semanales. En algunos casos, dice Becca Taber, coordinadora de membresía en Sustainable Connections, la organización sin fines de lucro que ayuda a vincular a agricultores y empleadores, un empleador paga el costo de la membresía por adelantado y luego realiza deducciones graduales de los cheques de pago de los empleadores. (Una de las razones por las que los agricultores de Austin pueden renunciar al pago global inicial es una temporada de cultivo durante todo el año, dice Smiley).

Mientras tanto, el programa Farm2Work en Arkansas vincula a los proveedores locales de frutas y verduras, carne, huevos, productos lácteos, pasteles y mermeladas y jaleas con los empleadores del área. Los trabajadores pueden personalizar toda su canasta y recibirla en su lugar de trabajo o recogerla en una iglesia local.

Adirondack Harvest, una sucursal de la Extensión Cooperativa de Cornell en el estado de Nueva York, ayudó a un solo agricultor a conectarse con los empleadores del área. El siguiente paso, dice Teresa Whalen, representante del capítulo sur del grupo, es tratar de persuadir a las compañías de seguros para que subvencionen los CSA en el lugar de trabajo de la misma manera que están comenzando a subvencionar las membresías de los gimnasios.

De vuelta en Texas, Smiley dice que, como mínimo, mucha más gente de la región ahora sabe lo que significa comer productos locales frescos. "Cuando el camión agrícola llega al frente del edificio y descarga 50 cajas de productos frescos, la gente tiende a ver eso", dice. "Es una conciencia directa".


Las verduras toman donas de oficina cuando las granjas se conectan con los trabajadores

Un programa llamado Farm To Work hace que sea fácil y asequible para los empleados del centro de Texas recoger canastas de productos locales en la oficina.

JoAnn Santangelo / Centro de alimentación sostenible

Los empleadores saben desde hace mucho tiempo que una forma de llegar al corazón de los empleados es a través del estómago.

Pero en estos días, los empleadores están obsesionando a los empleados no solo con donas, sino también con vegetales frescos, un esfuerzo por asegurarse de que esos corazones estén sanos. Las empresas de tecnología están contratando chefs profesionales para preparar almuerzos y refrigerios saludables. Y en Texas, un programa llamado Farm To Work hace que sea fácil y asequible para los empleados recoger canastas de productos locales en la oficina. Es un nuevo giro en la agricultura apoyada por la comunidad, llamémosla agricultura apoyada en el lugar de trabajo.

El objetivo de Farm to Work es intentar que las personas consuman más frutas y verduras frescas, ya que pocos estadounidenses obtienen la ingesta recomendada. Y parece que funciona. Según un estudio publicado el jueves en Prevención de enfermedades crónicas, una revista en línea de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, entre 2007, cuando comenzó Farm To Work, y 2012, se compraron alrededor de 37,500 canastas de productos a través del programa y la participación aumentó con el tiempo. (También se regalaron unas 900 cestas).

La sal

Estados Unidos no tiene suficientes verduras que se supone que debemos comer

A diferencia de un modelo estándar de CSA, los participantes no están obligados a pagar una suma global inicial ni a comprometerse a comprar cada semana. En cambio, pueden inscribirse para recibir productos en una semana determinada. Los precios de las cajas han variado a lo largo de los años, pero ahora cuestan $ 20 cada una. (El peso de las cajas varía según la semana).

Hoy, Farm to Work, que comenzó conectando una sola granja al Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas, tiene 10 agricultores y 49 sitios de trabajo. En cada sitio participan desde 200 hasta aproximadamente 2,000 empleados. Hay una lista de espera de empleadores en Austin y el modelo se ha expandido a San Antonio y Houston.

La sal

Las comunidades obtienen un impulso a medida que las ventas locales de alimentos aumentan a $ 11 mil millones al año

La sal

¿Qué es la agricultura apoyada por la comunidad? La respuesta sigue cambiando

Si bien algunos participantes de Farm to Work pueden comer local, la mayoría son nuevos miembros del movimiento local y de alimentos frescos, y es más probable que vayan al supermercado, dice Andrew Smiley, subdirector del Centro de Alimentos Sostenibles sin fines de lucro y uno de los fundadores del programa. El objetivo del programa, dice Smiley, es "hacer que lo saludable sea la elección fácil".

El equipo de Smiley se dio cuenta de que un primer paso para lograrlo era simplemente concienciar a las personas sobre las opciones de alimentos locales al llevarles alimentos directamente a su lugar de trabajo, lo que el programa hizo con la ayuda de los fondos de los CDC. Otro paso fue enseñar a la gente qué hacer con las verduras extrañas de la caja, como el colinabo y las hojas de bok choi. Así que Farm to Work publicó recetas en línea. Smiley dice que su equipo ha descubierto que alrededor de un tercio de los clientes en un mes determinado son compradores habituales, una cifra sorprendentemente alta dada lo difícil que es cambiar los hábitos alimentarios de las personas.

Otros grupos en todo el país también están estudiando esquemas de entrega de productos en el lugar de trabajo. Mientras que algunos se ciñen estrechamente al modelo CSA tradicional, otros están experimentando con configuraciones completamente diferentes.

El programa Farm Fresh en Bellingham, Washington, conecta a los agricultores locales con los empleadores interesados ​​en recibir entregas semanales. En algunos casos, dice Becca Taber, coordinadora de membresía en Sustainable Connections, la organización sin fines de lucro que ayuda a vincular a agricultores y empleadores, un empleador paga el costo de la membresía por adelantado y luego realiza deducciones graduales de los cheques de pago de los empleadores. (Una de las razones por las que los agricultores de Austin pueden renunciar al pago global inicial es una temporada de cultivo durante todo el año, dice Smiley).

Mientras tanto, el programa Farm2Work en Arkansas vincula a los proveedores locales de frutas y verduras, carne, huevos, productos lácteos, pasteles y mermeladas y jaleas con los empleadores del área. Los trabajadores pueden personalizar toda su canasta y recibirla en su lugar de trabajo o recogerla en una iglesia local.

Adirondack Harvest, una sucursal de la Extensión Cooperativa de Cornell en el estado de Nueva York, ayudó a un solo agricultor a conectarse con los empleadores del área. El siguiente paso, dice Teresa Whalen, representante del capítulo sur del grupo, es tratar de persuadir a las compañías de seguros para que subvencionen los CSA en el lugar de trabajo de la misma manera que están comenzando a subvencionar las membresías de los gimnasios.

De vuelta en Texas, Smiley dice que, como mínimo, mucha más gente de la región ahora sabe lo que significa comer productos locales frescos. "Cuando el camión agrícola llega al frente del edificio y descarga 50 cajas de productos frescos, la gente tiende a ver eso", dice. "Es una conciencia directa".


Las verduras toman donas de oficina cuando las granjas se conectan con los trabajadores

Un programa llamado Farm To Work hace que sea fácil y asequible para los empleados del centro de Texas recoger canastas de productos locales en la oficina.

JoAnn Santangelo / Centro de alimentación sostenible

Los empleadores saben desde hace mucho tiempo que una forma de llegar al corazón de los empleados es a través del estómago.

Pero en estos días, los empleadores están obsesionando a los empleados no solo con donas, sino también con vegetales frescos, un esfuerzo por asegurarse de que esos corazones estén sanos. Las empresas de tecnología están contratando chefs profesionales para preparar almuerzos y refrigerios saludables. Y en Texas, un programa llamado Farm To Work hace que sea fácil y asequible para los empleados recoger canastas de productos locales en la oficina. Es un nuevo giro en la agricultura apoyada por la comunidad, llamémosla agricultura apoyada en el lugar de trabajo.

El objetivo de Farm to Work es intentar que la gente coma más frutas y verduras frescas, ya que pocos estadounidenses obtienen la ingesta recomendada. Y parece que funciona. Según un estudio publicado el jueves en Prevención de enfermedades crónicas, una revista en línea de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, entre 2007, cuando comenzó Farm To Work, y 2012, se compraron alrededor de 37,500 canastas de productos a través del programa y la participación aumentó con el tiempo. (También se regalaron unas 900 cestas).

La sal

Estados Unidos no tiene suficientes verduras que se supone que debemos comer

A diferencia de un modelo estándar de CSA, los participantes no están obligados a pagar una suma global inicial ni a comprometerse a comprar cada semana. En cambio, pueden inscribirse para recibir productos en una semana determinada. Los precios de las cajas han variado a lo largo de los años, pero ahora cuestan $ 20 cada una. (El peso de las cajas varía según la semana).

Hoy, Farm to Work, que comenzó conectando una sola granja al Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas, tiene 10 agricultores y 49 sitios de trabajo. En cada sitio participan desde 200 hasta aproximadamente 2,000 empleados. Hay una lista de espera de empleadores en Austin y el modelo se ha expandido a San Antonio y Houston.

La sal

Las comunidades obtienen un impulso a medida que las ventas locales de alimentos aumentan a $ 11 mil millones al año

La sal

¿Qué es la agricultura apoyada por la comunidad? La respuesta sigue cambiando

Si bien algunos participantes de Farm to Work pueden comer local, la mayoría son nuevos miembros del movimiento local y de alimentos frescos, y es más probable que vayan al supermercado, dice Andrew Smiley, subdirector del Centro de Alimentos Sostenibles sin fines de lucro y uno de los fundadores del programa. El objetivo del programa, dice Smiley, es "hacer que lo saludable sea la elección fácil".

El equipo de Smiley se dio cuenta de que un primer paso para lograrlo era simplemente concienciar a las personas sobre las opciones de alimentos locales al llevarles alimentos directamente a su lugar de trabajo, lo que el programa hizo con la ayuda de fondos de los CDC. Otro paso fue enseñar a las personas qué hacer con las verduras extrañas de la caja, como el colinabo y las hojas de bok choi. Así que Farm to Work publicó recetas en línea. Smiley dice que su equipo ha descubierto que alrededor de un tercio de los clientes en un mes determinado son compradores habituales, una cifra sorprendentemente alta dada lo difícil que es cambiar los hábitos alimentarios de las personas.

Otros grupos de todo el país también están estudiando planes de entrega de productos agrícolas en el lugar de trabajo. Mientras que algunos se ajustan estrechamente al modelo CSA tradicional, otros están experimentando con configuraciones completamente diferentes.

El programa Farm Fresh en Bellingham, Washington, conecta a los agricultores locales con los empleadores interesados ​​en recibir entregas semanales. En algunos casos, dice Becca Taber, coordinadora de membresía en Sustainable Connections, la organización sin fines de lucro que ayuda a vincular a agricultores y empleadores, un empleador paga el costo de la membresía por adelantado y luego realiza deducciones graduales de los cheques de pago de los empleadores. (Una de las razones por las que los agricultores de Austin pueden renunciar al pago global inicial es una temporada de cultivo durante todo el año, dice Smiley).

Mientras tanto, el programa Farm2Work en Arkansas vincula a los proveedores locales de frutas y verduras, carne, huevos, productos lácteos, pasteles y mermeladas y jaleas con los empleadores del área. Los trabajadores pueden personalizar toda su canasta y recibirla en su lugar de trabajo o recogerla en una iglesia local.

Adirondack Harvest, una rama de la Extensión Cooperativa de Cornell en el estado de Nueva York, ayudó a un solo agricultor a conectarse con los empleadores del área. El siguiente paso, dice Teresa Whalen, representante del capítulo sur del grupo, es tratar de persuadir a las compañías de seguros para que subvencionen los CSA en el lugar de trabajo de la misma manera que están comenzando a subvencionar las membresías de los gimnasios.

De vuelta en Texas, Smiley dice que, como mínimo, mucha más gente en la región ahora sabe lo que significa comer productos locales frescos. "Cuando el camión agrícola llega al frente del edificio y descarga 50 cajas de productos frescos, la gente tiende a ver eso", dice. "Es una conciencia directa".


Las verduras adquieren donas de oficina cuando las granjas se conectan con los trabajadores

Un programa llamado Farm To Work hace que sea fácil y asequible para los empleados del centro de Texas recoger canastas de productos locales en la oficina.

JoAnn Santangelo / Centro de alimentación sostenible

Los empleadores saben desde hace mucho tiempo que una forma de llegar al corazón de los empleados es a través del estómago.

Pero en estos días, los empleadores están obsesionando a los empleados no solo con donas, sino también con vegetales frescos, un esfuerzo por asegurarse de que esos corazones estén sanos. Las empresas de tecnología están contratando chefs profesionales para preparar almuerzos y refrigerios saludables. Y en Texas, un programa llamado Farm To Work hace que sea fácil y asequible para los empleados recoger canastas de productos locales en la oficina. Es un nuevo giro en la agricultura apoyada por la comunidad, llamémosla agricultura apoyada en el lugar de trabajo.

El objetivo de Farm to Work es intentar que las personas consuman más frutas y verduras frescas, ya que pocos estadounidenses obtienen la ingesta recomendada. Y parece que funciona. Según un estudio publicado el jueves en Prevención de enfermedades crónicas, una revista en línea de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, entre 2007, cuando comenzó Farm To Work, y 2012, se compraron alrededor de 37,500 canastas de productos a través del programa y la participación aumentó con el tiempo. (También se regalaron unas 900 cestas).

La sal

Estados Unidos no tiene suficientes verduras que se supone que debemos comer

A diferencia de un modelo estándar de CSA, los participantes no están obligados a pagar una suma global inicial ni a comprometerse a comprar cada semana. En cambio, pueden inscribirse para recibir productos en una semana determinada. Los precios de las cajas han variado a lo largo de los años, pero ahora cuestan $ 20 cada una. (El peso de las cajas varía según la semana).

Hoy, Farm to Work, que comenzó conectando solo una granja al Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas, tiene 10 agricultores y 49 sitios de trabajo. En cada sitio participan desde 200 hasta aproximadamente 2,000 empleados. Hay una lista de espera de empleadores en Austin y el modelo se ha expandido a San Antonio y Houston.

La sal

Las comunidades obtienen un impulso a medida que las ventas locales de alimentos aumentan a $ 11 mil millones al año

La sal

¿Qué es la agricultura apoyada por la comunidad? La respuesta sigue cambiando

Si bien algunos participantes de Farm to Work pueden comer local, la mayoría son nuevos miembros del movimiento local y de alimentos frescos, y es más probable que vayan al supermercado, dice Andrew Smiley, subdirector del Centro de Alimentos Sostenibles sin fines de lucro y uno de los fundadores del programa. El objetivo del programa, dice Smiley, es "hacer que lo saludable sea la elección fácil".

El equipo de Smiley se dio cuenta de que un primer paso para lograrlo era simplemente concienciar a las personas sobre las opciones de alimentos locales al llevarles alimentos directamente a su lugar de trabajo, lo que el programa hizo con la ayuda de fondos de los CDC. Otro paso fue enseñar a la gente qué hacer con las verduras extrañas de la caja, como el colinabo y las hojas de bok choi. Así que Farm to Work publicó recetas en línea. Smiley dice que su equipo ha descubierto que alrededor de un tercio de los clientes en un mes determinado son compradores habituales, una cifra sorprendentemente alta dada lo difícil que es cambiar los hábitos alimentarios de las personas.

Otros grupos en todo el país también están estudiando esquemas de entrega de productos en el lugar de trabajo. Mientras que algunos se ciñen estrechamente al modelo CSA tradicional, otros están experimentando con configuraciones completamente diferentes.

El programa Farm Fresh en Bellingham, Washington, conecta a los agricultores locales con los empleadores interesados ​​en recibir entregas semanales. En algunos casos, dice Becca Taber, coordinadora de membresía en Sustainable Connections, la organización sin fines de lucro que ayuda a vincular a agricultores y empleadores, un empleador paga el costo de la membresía por adelantado y luego realiza deducciones graduales de los cheques de pago de los empleadores. (Una de las razones por las que los agricultores de Austin pueden renunciar al pago global inicial es una temporada de cultivo durante todo el año, dice Smiley).

Mientras tanto, el programa Farm2Work en Arkansas vincula a los proveedores locales de frutas y verduras, carne, huevos, productos lácteos, pasteles y mermeladas y jaleas con los empleadores del área. Los trabajadores pueden personalizar toda su canasta y recibirla en su lugar de trabajo o recogerla en una iglesia local.

Adirondack Harvest, una rama de la Extensión Cooperativa de Cornell en el estado de Nueva York, ayudó a un solo agricultor a conectarse con los empleadores del área. El siguiente paso, dice Teresa Whalen, representante del capítulo sur del grupo, es tratar de persuadir a las compañías de seguros para que subvencionen los CSA en el lugar de trabajo de la misma manera que están empezando a subvencionar las membresías de los gimnasios.

De vuelta en Texas, Smiley dice que, como mínimo, mucha más gente en la región ahora sabe lo que significa comer productos locales frescos. "Cuando el camión agrícola llega al frente del edificio y descarga 50 cajas de productos frescos, la gente tiende a ver eso", dice. "Es una conciencia directa".


Las verduras adquieren donas de oficina cuando las granjas se conectan con los trabajadores

Un programa llamado Farm To Work hace que sea fácil y asequible para los empleados del centro de Texas recoger canastas de productos locales en la oficina.

JoAnn Santangelo / Centro de alimentación sostenible

Los empleadores saben desde hace mucho tiempo que una forma de llegar al corazón de los empleados es a través del estómago.

Pero en estos días, los empleadores están obsesionando a los empleados no solo con donas, sino también con vegetales frescos, un esfuerzo por asegurarse de que esos corazones estén sanos. Las empresas de tecnología están contratando chefs profesionales para preparar almuerzos y refrigerios saludables. Y en Texas, un programa llamado Farm To Work hace que sea fácil y asequible para los empleados recoger canastas de productos locales en la oficina. Es un nuevo giro en la agricultura apoyada por la comunidad, llamémosla agricultura apoyada en el lugar de trabajo.

El objetivo de Farm to Work es intentar que la gente coma más frutas y verduras frescas, ya que pocos estadounidenses obtienen la ingesta recomendada. Y parece que funciona. Según un estudio publicado el jueves en Prevención de enfermedades crónicas, una revista en línea de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, entre 2007, cuando comenzó Farm To Work, y 2012, se compraron alrededor de 37,500 canastas de productos a través del programa y la participación aumentó con el tiempo. (También se regalaron unas 900 cestas).

La sal

Estados Unidos no tiene suficientes verduras que se supone que debemos comer

A diferencia de un modelo estándar de CSA, los participantes no están obligados a pagar una suma global inicial ni a comprometerse a comprar cada semana. En cambio, pueden inscribirse para recibir productos en una semana determinada. Los precios de las cajas han variado a lo largo de los años, pero ahora cuestan $ 20 cada una. (El peso de las cajas varía según la semana).

Hoy, Farm to Work, que comenzó conectando una sola granja al Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas, tiene 10 agricultores y 49 sitios de trabajo. En cada sitio participan desde 200 hasta aproximadamente 2,000 empleados. Hay una lista de espera de empleadores en Austin y el modelo se ha expandido a San Antonio y Houston.

La sal

Las comunidades obtienen un impulso a medida que las ventas locales de alimentos aumentan a $ 11 mil millones al año

La sal

¿Qué es la agricultura apoyada por la comunidad? La respuesta sigue cambiando

Si bien algunos participantes de Farm to Work pueden comer local, la mayoría son nuevos miembros del movimiento local y de alimentos frescos, y es más probable que vayan al supermercado, dice Andrew Smiley, subdirector del Centro de Alimentos Sostenibles sin fines de lucro y uno de los fundadores del programa. El objetivo del programa, dice Smiley, es "hacer que lo saludable sea la elección fácil".

El equipo de Smiley se dio cuenta de que un primer paso para lograrlo era simplemente concienciar a las personas sobre las opciones de alimentos locales al llevarles alimentos directamente a su lugar de trabajo, lo que el programa hizo con la ayuda de fondos de los CDC. Otro paso fue enseñar a las personas qué hacer con las verduras extrañas de la caja, como el colinabo y las hojas de bok choi. Así que Farm to Work publicó recetas en línea. Smiley dice que su equipo ha descubierto que alrededor de un tercio de los clientes en un mes determinado son compradores habituales, una cifra sorprendentemente alta dada lo difícil que es cambiar los hábitos alimentarios de las personas.

Otros grupos de todo el país también están estudiando planes de entrega de productos agrícolas en el lugar de trabajo. Mientras que algunos se ciñen estrechamente al modelo CSA tradicional, otros están experimentando con configuraciones completamente diferentes.

El programa Farm Fresh en Bellingham, Washington, conecta a los agricultores locales con los empleadores interesados ​​en recibir entregas semanales. En algunos casos, dice Becca Taber, coordinadora de membresía en Sustainable Connections, la organización sin fines de lucro que ayuda a vincular a agricultores y empleadores, un empleador paga el costo de la membresía por adelantado y luego realiza deducciones graduales de los cheques de pago de los empleadores. (Una de las razones por las que los agricultores de Austin pueden renunciar al pago global inicial es una temporada de cultivo durante todo el año, dice Smiley).

Mientras tanto, el programa Farm2Work en Arkansas vincula a los proveedores locales de frutas y verduras, carne, huevos, productos lácteos, pasteles y mermeladas y jaleas con los empleadores del área. Los trabajadores pueden personalizar toda su canasta y recibirla en su lugar de trabajo o recogerla en una iglesia local.

Adirondack Harvest, una rama de la Extensión Cooperativa de Cornell en el estado de Nueva York, ayudó a un solo agricultor a conectarse con los empleadores del área. El siguiente paso, dice Teresa Whalen, representante del capítulo sur del grupo, es tratar de persuadir a las compañías de seguros para que subvencionen los CSA en el lugar de trabajo de la misma manera que están empezando a subvencionar las membresías de los gimnasios.

De vuelta en Texas, Smiley dice que, como mínimo, mucha más gente de la región ahora sabe lo que significa comer productos locales frescos. "Cuando el camión agrícola llega al frente del edificio y descarga 50 cajas de productos frescos, la gente tiende a ver eso", dice. "Es una conciencia directa".


Las verduras toman donas de oficina cuando las granjas se conectan con los trabajadores

Un programa llamado Farm To Work hace que sea fácil y asequible para los empleados del centro de Texas recoger canastas de productos locales en la oficina.

JoAnn Santangelo / Centro de alimentación sostenible

Los empleadores saben desde hace mucho tiempo que una forma de llegar al corazón de los empleados es a través del estómago.

Pero en estos días, los empleadores están obsesionando a los empleados no solo con donas, sino también con vegetales frescos, un esfuerzo por asegurarse de que esos corazones estén sanos. Las empresas de tecnología están contratando chefs profesionales para preparar almuerzos y refrigerios saludables. Y en Texas, un programa llamado Farm To Work hace que sea fácil y asequible para los empleados recoger canastas de productos locales en la oficina. Es un nuevo giro en la agricultura apoyada por la comunidad, llamémosla agricultura apoyada en el lugar de trabajo.

El objetivo de Farm to Work es intentar que las personas consuman más frutas y verduras frescas, ya que pocos estadounidenses obtienen la ingesta recomendada. Y parece que funciona. Según un estudio publicado el jueves en Prevención de enfermedades crónicas, una revista en línea de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, entre 2007, cuando comenzó Farm To Work, y 2012, se compraron alrededor de 37,500 canastas de productos a través del programa y la participación aumentó con el tiempo. (También se regalaron unas 900 cestas).

La sal

Estados Unidos no tiene suficientes verduras que se supone que debemos comer

A diferencia de un modelo estándar de CSA, los participantes no están obligados a pagar una suma global inicial ni a comprometerse a comprar cada semana. En cambio, pueden inscribirse para recibir productos en una semana determinada. Los precios de las cajas han variado a lo largo de los años, pero ahora cuestan $ 20 cada una. (El peso de las cajas varía según la semana).

Hoy, Farm to Work, que comenzó conectando una sola granja al Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas, tiene 10 agricultores y 49 sitios de trabajo. En cada sitio participan desde 200 hasta aproximadamente 2,000 empleados. Hay una lista de espera de empleadores en Austin y el modelo se ha expandido a San Antonio y Houston.

La sal

Las comunidades obtienen un impulso a medida que las ventas locales de alimentos aumentan a $ 11 mil millones al año

La sal

¿Qué es la agricultura apoyada por la comunidad? La respuesta sigue cambiando

Si bien algunos participantes de Farm to Work pueden comer local, la mayoría son nuevos miembros del movimiento local y de alimentos frescos, y es más probable que vayan al supermercado, dice Andrew Smiley, subdirector del Centro de Alimentos Sostenibles sin fines de lucro y uno de los fundadores del programa. El objetivo del programa, dice Smiley, es "hacer que lo saludable sea la elección fácil".

El equipo de Smiley se dio cuenta de que un primer paso para lograrlo era simplemente concienciar a las personas sobre las opciones de alimentos locales al llevarles alimentos directamente a su lugar de trabajo, lo que el programa hizo con la ayuda de fondos de los CDC. Otro paso fue enseñar a las personas qué hacer con las verduras extrañas de la caja, como el colinabo y las hojas de bok choi. Así que Farm to Work publicó recetas en línea. Smiley dice que su equipo ha descubierto que alrededor de un tercio de los clientes en un mes determinado son compradores habituales, una cifra sorprendentemente alta dada lo difícil que es cambiar los hábitos alimentarios de las personas.

Otros grupos de todo el país también están estudiando planes de entrega de productos agrícolas en el lugar de trabajo. Mientras que algunos se ciñen estrechamente al modelo CSA tradicional, otros están experimentando con configuraciones completamente diferentes.

El programa Farm Fresh en Bellingham, Washington, conecta a los agricultores locales con los empleadores interesados ​​en recibir entregas semanales. En algunos casos, dice Becca Taber, coordinadora de membresía en Sustainable Connections, la organización sin fines de lucro que ayuda a vincular a agricultores y empleadores, un empleador paga el costo de la membresía por adelantado y luego realiza deducciones graduales de los cheques de pago de los empleadores. (Una de las razones por las que los agricultores de Austin pueden renunciar al pago global inicial es una temporada de cultivo durante todo el año, dice Smiley).

Mientras tanto, el programa Farm2Work en Arkansas vincula a los proveedores locales de frutas y verduras, carne, huevos, productos lácteos, pasteles y mermeladas y jaleas con los empleadores del área. Los trabajadores pueden personalizar toda su canasta y recibirla en su lugar de trabajo o recogerla en una iglesia local.

Adirondack Harvest, una rama de la Extensión Cooperativa de Cornell en el estado de Nueva York, ayudó a un solo agricultor a conectarse con los empleadores del área. El siguiente paso, dice Teresa Whalen, representante del capítulo sur del grupo, es tratar de persuadir a las compañías de seguros para que subvencionen los CSA en el lugar de trabajo de la misma manera que están empezando a subvencionar las membresías de los gimnasios.

De vuelta en Texas, Smiley dice que, como mínimo, mucha más gente de la región ahora sabe lo que significa comer productos locales frescos. "Cuando el camión agrícola llega al frente del edificio y descarga 50 cajas de productos frescos, la gente tiende a ver eso", dice. "Es una conciencia directa".


Las verduras toman donas de oficina cuando las granjas se conectan con los trabajadores

Un programa llamado Farm To Work hace que sea fácil y asequible para los empleados del centro de Texas recoger canastas de productos locales en la oficina.

JoAnn Santangelo / Centro de alimentación sostenible

Los empleadores saben desde hace mucho tiempo que una forma de llegar al corazón de los empleados es a través del estómago.

Pero en estos días, los empleadores están obsesionando a los empleados no solo con donas, sino también con vegetales frescos, un esfuerzo por asegurarse de que esos corazones estén sanos. Las empresas de tecnología están contratando chefs profesionales para preparar almuerzos y refrigerios saludables. Y en Texas, un programa llamado Farm To Work hace que sea fácil y asequible para los empleados recoger canastas de productos locales en la oficina. Es un nuevo giro en la agricultura apoyada por la comunidad, llamémosla agricultura apoyada en el lugar de trabajo.

El objetivo de Farm to Work es intentar que la gente coma más frutas y verduras frescas, ya que pocos estadounidenses obtienen la ingesta recomendada. Y parece que funciona. Según un estudio publicado el jueves en Prevención de enfermedades crónicas, an online journal from the Centers for Disease Control and Prevention, between 2007, when Farm To Work began, and 2012, about 37,500 baskets of produce were purchased through the program and participation went up over time. (About 900 baskets were also given away free.)

La sal

The U.S. Doesn't Have Enough Of The Vegetables We're Supposed To Eat

Unlike in a standard CSA model, participants aren't required to pay an initial lump sum or commit to buying every week. Instead, they can sign up to receive produce on any given week. Boxes' prices have varied over the years, but they now cost $20 apiece. (The boxes' weight varies by week.)

Today, Farm to Work, which started by connecting just one farm to the Texas Department of State Health Services, has 10 farmers and 49 work sites. Anywhere from 200 to about 2,000 employees participate at each site. There's a waiting list of employers in Austin and the model has expanded to San Antonio and Houston.

La sal

Communities Get A Lift As Local Food Sales Surge To $11 Billion A Year

La sal

What Is Community Supported Agriculture? The Answer Keeps Changing

While some Farm to Work participants may eat local, most are new recruits to the local and fresh food movement — and are more likely to hit the supermarket, says Andrew Smiley, deputy director of the nonprofit Sustainable Food Center and one of the program's founders. The point of the program, says Smiley, is, "to make healthy the easy choice."

A first step to doing that, Smiley's team realized, was simply making people aware of their local food options by bringing food directly to them in their workplace — which the program did with the help of CDC funding. Another step was teaching people what to do with odd vegetables in the box, such as kohlrabi and leafy fronds of bok choi. So Farm to Work posted recipes online. Smiley says his team has found that about a third of customers in a given month are regular shoppers – a startlingly high figure given how hard it is to change people's dietary habits.

Other groups around the country are also looking into workplace produce delivery schemes. While some hew closely to the traditional CSA model, others are experimenting with wholly different setups.

The Farm Fresh Program in Bellingham, Wash., connects local farmers to employers interested in receiving weekly deliveries. In some instances, says Becca Taber, membership coordinator at Sustainable Connections, the nonprofit that helps link farmers and employers, an employer pays the membership cost upfront and then takes gradual deductions from employers' paychecks. (One reason farmers in Austin can forgo the initial lump-sum payment is a year-round growing season, Smiley says.)

Meanwhile, the Farm2Work program in Arkansas links local purveyors of produce, meat, eggs, dairy, pies and jams and jellies to area employers. Workers can customize their entire basket and have it delivered to their workplace or pick up it up at a local church.

Adirondack Harvest, a branch of the Cornell Cooperative Extension in New York state, helped a single farmer connect to area employers. The next step, says Teresa Whalen, the group's southern chapter representative, is trying to persuade insurance companies to subsidize workplace CSAs in the same way they're starting to subsidize gym memberships.

Back in Texas, Smiley says if nothing else, lot more people in the region now know what it means to eat fresh, local produce. "When the farm truck drives up to the front of the building and unloads 50 crates of fresh produce, people tend to see that," he says. "It's in-your-face awareness."


Vegetables Take On Office Doughnuts When Farms Connect With Workers

A program called Farm To Work is making it easy and affordable for employees in central Texas to pick up baskets of local produce at the office.

JoAnn Santangelo/Sustainable Food Center

Employers have long known that one way to employees' hearts is through their stomachs.

But these days employers are plying employees not just with doughnuts, but with fresh vegetables, too — an effort to make sure those hearts are healthy. Tech companies are hiring professional chefs to prepare healthful lunches and snacks. And in Texas, a program called Farm To Work is making it easy and affordable for employees to pick up baskets of local produce at the office. It's a new twist on community supported agriculture call it workplace supported agriculture.

The goal of Farm to Work is to try to get people to eat more fresh fruits and vegetables — since few Americans are getting their recommended intake. And it seems to be working. According to a study published Thursday in Preventing Chronic Disease, an online journal from the Centers for Disease Control and Prevention, between 2007, when Farm To Work began, and 2012, about 37,500 baskets of produce were purchased through the program and participation went up over time. (About 900 baskets were also given away free.)

La sal

The U.S. Doesn't Have Enough Of The Vegetables We're Supposed To Eat

Unlike in a standard CSA model, participants aren't required to pay an initial lump sum or commit to buying every week. Instead, they can sign up to receive produce on any given week. Boxes' prices have varied over the years, but they now cost $20 apiece. (The boxes' weight varies by week.)

Today, Farm to Work, which started by connecting just one farm to the Texas Department of State Health Services, has 10 farmers and 49 work sites. Anywhere from 200 to about 2,000 employees participate at each site. There's a waiting list of employers in Austin and the model has expanded to San Antonio and Houston.

La sal

Communities Get A Lift As Local Food Sales Surge To $11 Billion A Year

La sal

What Is Community Supported Agriculture? The Answer Keeps Changing

While some Farm to Work participants may eat local, most are new recruits to the local and fresh food movement — and are more likely to hit the supermarket, says Andrew Smiley, deputy director of the nonprofit Sustainable Food Center and one of the program's founders. The point of the program, says Smiley, is, "to make healthy the easy choice."

A first step to doing that, Smiley's team realized, was simply making people aware of their local food options by bringing food directly to them in their workplace — which the program did with the help of CDC funding. Another step was teaching people what to do with odd vegetables in the box, such as kohlrabi and leafy fronds of bok choi. So Farm to Work posted recipes online. Smiley says his team has found that about a third of customers in a given month are regular shoppers – a startlingly high figure given how hard it is to change people's dietary habits.

Other groups around the country are also looking into workplace produce delivery schemes. While some hew closely to the traditional CSA model, others are experimenting with wholly different setups.

The Farm Fresh Program in Bellingham, Wash., connects local farmers to employers interested in receiving weekly deliveries. In some instances, says Becca Taber, membership coordinator at Sustainable Connections, the nonprofit that helps link farmers and employers, an employer pays the membership cost upfront and then takes gradual deductions from employers' paychecks. (One reason farmers in Austin can forgo the initial lump-sum payment is a year-round growing season, Smiley says.)

Meanwhile, the Farm2Work program in Arkansas links local purveyors of produce, meat, eggs, dairy, pies and jams and jellies to area employers. Workers can customize their entire basket and have it delivered to their workplace or pick up it up at a local church.

Adirondack Harvest, a branch of the Cornell Cooperative Extension in New York state, helped a single farmer connect to area employers. The next step, says Teresa Whalen, the group's southern chapter representative, is trying to persuade insurance companies to subsidize workplace CSAs in the same way they're starting to subsidize gym memberships.

Back in Texas, Smiley says if nothing else, lot more people in the region now know what it means to eat fresh, local produce. "When the farm truck drives up to the front of the building and unloads 50 crates of fresh produce, people tend to see that," he says. "It's in-your-face awareness."


Vegetables Take On Office Doughnuts When Farms Connect With Workers

A program called Farm To Work is making it easy and affordable for employees in central Texas to pick up baskets of local produce at the office.

JoAnn Santangelo/Sustainable Food Center

Employers have long known that one way to employees' hearts is through their stomachs.

But these days employers are plying employees not just with doughnuts, but with fresh vegetables, too — an effort to make sure those hearts are healthy. Tech companies are hiring professional chefs to prepare healthful lunches and snacks. And in Texas, a program called Farm To Work is making it easy and affordable for employees to pick up baskets of local produce at the office. It's a new twist on community supported agriculture call it workplace supported agriculture.

The goal of Farm to Work is to try to get people to eat more fresh fruits and vegetables — since few Americans are getting their recommended intake. And it seems to be working. According to a study published Thursday in Preventing Chronic Disease, an online journal from the Centers for Disease Control and Prevention, between 2007, when Farm To Work began, and 2012, about 37,500 baskets of produce were purchased through the program and participation went up over time. (About 900 baskets were also given away free.)

La sal

The U.S. Doesn't Have Enough Of The Vegetables We're Supposed To Eat

Unlike in a standard CSA model, participants aren't required to pay an initial lump sum or commit to buying every week. Instead, they can sign up to receive produce on any given week. Boxes' prices have varied over the years, but they now cost $20 apiece. (The boxes' weight varies by week.)

Today, Farm to Work, which started by connecting just one farm to the Texas Department of State Health Services, has 10 farmers and 49 work sites. Anywhere from 200 to about 2,000 employees participate at each site. There's a waiting list of employers in Austin and the model has expanded to San Antonio and Houston.

La sal

Communities Get A Lift As Local Food Sales Surge To $11 Billion A Year

La sal

What Is Community Supported Agriculture? The Answer Keeps Changing

While some Farm to Work participants may eat local, most are new recruits to the local and fresh food movement — and are more likely to hit the supermarket, says Andrew Smiley, deputy director of the nonprofit Sustainable Food Center and one of the program's founders. The point of the program, says Smiley, is, "to make healthy the easy choice."

A first step to doing that, Smiley's team realized, was simply making people aware of their local food options by bringing food directly to them in their workplace — which the program did with the help of CDC funding. Another step was teaching people what to do with odd vegetables in the box, such as kohlrabi and leafy fronds of bok choi. So Farm to Work posted recipes online. Smiley says his team has found that about a third of customers in a given month are regular shoppers – a startlingly high figure given how hard it is to change people's dietary habits.

Other groups around the country are also looking into workplace produce delivery schemes. While some hew closely to the traditional CSA model, others are experimenting with wholly different setups.

The Farm Fresh Program in Bellingham, Wash., connects local farmers to employers interested in receiving weekly deliveries. In some instances, says Becca Taber, membership coordinator at Sustainable Connections, the nonprofit that helps link farmers and employers, an employer pays the membership cost upfront and then takes gradual deductions from employers' paychecks. (One reason farmers in Austin can forgo the initial lump-sum payment is a year-round growing season, Smiley says.)

Meanwhile, the Farm2Work program in Arkansas links local purveyors of produce, meat, eggs, dairy, pies and jams and jellies to area employers. Workers can customize their entire basket and have it delivered to their workplace or pick up it up at a local church.

Adirondack Harvest, a branch of the Cornell Cooperative Extension in New York state, helped a single farmer connect to area employers. The next step, says Teresa Whalen, the group's southern chapter representative, is trying to persuade insurance companies to subsidize workplace CSAs in the same way they're starting to subsidize gym memberships.

Back in Texas, Smiley says if nothing else, lot more people in the region now know what it means to eat fresh, local produce. "When the farm truck drives up to the front of the building and unloads 50 crates of fresh produce, people tend to see that," he says. "It's in-your-face awareness."


Vegetables Take On Office Doughnuts When Farms Connect With Workers

A program called Farm To Work is making it easy and affordable for employees in central Texas to pick up baskets of local produce at the office.

JoAnn Santangelo/Sustainable Food Center

Employers have long known that one way to employees' hearts is through their stomachs.

But these days employers are plying employees not just with doughnuts, but with fresh vegetables, too — an effort to make sure those hearts are healthy. Tech companies are hiring professional chefs to prepare healthful lunches and snacks. And in Texas, a program called Farm To Work is making it easy and affordable for employees to pick up baskets of local produce at the office. It's a new twist on community supported agriculture call it workplace supported agriculture.

The goal of Farm to Work is to try to get people to eat more fresh fruits and vegetables — since few Americans are getting their recommended intake. And it seems to be working. According to a study published Thursday in Preventing Chronic Disease, an online journal from the Centers for Disease Control and Prevention, between 2007, when Farm To Work began, and 2012, about 37,500 baskets of produce were purchased through the program and participation went up over time. (About 900 baskets were also given away free.)

La sal

The U.S. Doesn't Have Enough Of The Vegetables We're Supposed To Eat

Unlike in a standard CSA model, participants aren't required to pay an initial lump sum or commit to buying every week. Instead, they can sign up to receive produce on any given week. Boxes' prices have varied over the years, but they now cost $20 apiece. (The boxes' weight varies by week.)

Today, Farm to Work, which started by connecting just one farm to the Texas Department of State Health Services, has 10 farmers and 49 work sites. Anywhere from 200 to about 2,000 employees participate at each site. There's a waiting list of employers in Austin and the model has expanded to San Antonio and Houston.

La sal

Communities Get A Lift As Local Food Sales Surge To $11 Billion A Year

La sal

What Is Community Supported Agriculture? The Answer Keeps Changing

While some Farm to Work participants may eat local, most are new recruits to the local and fresh food movement — and are more likely to hit the supermarket, says Andrew Smiley, deputy director of the nonprofit Sustainable Food Center and one of the program's founders. The point of the program, says Smiley, is, "to make healthy the easy choice."

A first step to doing that, Smiley's team realized, was simply making people aware of their local food options by bringing food directly to them in their workplace — which the program did with the help of CDC funding. Another step was teaching people what to do with odd vegetables in the box, such as kohlrabi and leafy fronds of bok choi. So Farm to Work posted recipes online. Smiley says his team has found that about a third of customers in a given month are regular shoppers – a startlingly high figure given how hard it is to change people's dietary habits.

Other groups around the country are also looking into workplace produce delivery schemes. While some hew closely to the traditional CSA model, others are experimenting with wholly different setups.

The Farm Fresh Program in Bellingham, Wash., connects local farmers to employers interested in receiving weekly deliveries. In some instances, says Becca Taber, membership coordinator at Sustainable Connections, the nonprofit that helps link farmers and employers, an employer pays the membership cost upfront and then takes gradual deductions from employers' paychecks. (One reason farmers in Austin can forgo the initial lump-sum payment is a year-round growing season, Smiley says.)

Meanwhile, the Farm2Work program in Arkansas links local purveyors of produce, meat, eggs, dairy, pies and jams and jellies to area employers. Workers can customize their entire basket and have it delivered to their workplace or pick up it up at a local church.

Adirondack Harvest, a branch of the Cornell Cooperative Extension in New York state, helped a single farmer connect to area employers. The next step, says Teresa Whalen, the group's southern chapter representative, is trying to persuade insurance companies to subsidize workplace CSAs in the same way they're starting to subsidize gym memberships.

Back in Texas, Smiley says if nothing else, lot more people in the region now know what it means to eat fresh, local produce. "When the farm truck drives up to the front of the building and unloads 50 crates of fresh produce, people tend to see that," he says. "It's in-your-face awareness."



Comentarios:

  1. Deanne

    ¿Me entiendes?

  2. Macbeth

    Confirmo. Entonces sucede.

  3. Sar

    Gran artículo muchas gracias

  4. Wasim

    No, no puedo decirte.

  5. Elam

    Creo que estas equivocado. Ofrezco discutirlo. Escríbeme en PM, lo manejaremos.

  6. Zulutaxe

    Me gustó el primero, creo que este no es peor.

  7. Desiderio

    no eres como el experto :)

  8. Zelotes

    Sí, eso es correcto.



Escribe un mensaje